Los nuevos caciques de la industria de lo «cool»

"Las Reseñas", by: - 2 agosto, 2016

Todas las opiniones vertidas son exclusivamente responsabilidad del autor, no reflejan el sentir y pensamiento generalizado de «Resistencia Radio» la cual es formada por diferentes colaboradores; si usted se siente agredido por los diferentes temas «sensibles» aquí expuestos, lo invitamos a continuar navegando dentro de nuestras múltiples opciones, gracias…

Si todo es un ciclo, un aprendizaje, una forma de trascender; ¿por que alimentarnos de un circulo irremediable de patrones de conducta?, y claro, siempre y cuando sean benéficos. Con la llegada de una nueva generación al llamado «mainstream» del ya gastado nombre «periodismo rock» (risa), cobijado en su momento por todos aquellos que lo llamaron «indie» (mas risa), cosechamos una siembra de bemoles, los cuales florecen con estigmas claros del castigo recibido por el señor feudal, sí, edad media pero tan vigente que es casi herencia histórica.

No trato de hacer un escrito envolvente y rebuscado para reflejar algún tipo de sabiduría en la materia como muchos músicos (ahora columnistas y escritores) se han aventurado de manera equívoca en una carrera que vive y se alimenta de pasión pura, sin servir a intereses alternos, ni mediáticos; y es que no queramos ser juez y parte para mover los hilos a nuestro antojo, cortejando mentes fácilmente impresionables apoyadas por el fanatismo desmedido.

Me atrevo a exponer a los nuevos caciques que ocupan peldaños en la estructura industrial de lo llamado «cool» ó quizás lo aceptado por un sector muy reducido que dictan las reglas de lo que debe estar de moda, hablo de todos aquellos que antes luchaban por que las cosas cambiaran y ahora son sujetos sometidos por el monstruo corporativo de aceptación en específicos círculos sociales, casi como el #soy132 por ejemplificar algo, que quizás se gesto de absolutas buenas intenciones y que imploto para desaparecer en diferentes versiones; así de esa manera, es como poco a poco los patrones que expongo en un inicio, han ido penetrando la estructura hasta volverla esclava. ¿Y que mejor terreno para plantar un método de control tan fértil? que dentro de las mismas opciones que antes querían que desaparecieras y ahora intentan con nuevas herramientas hacer que nunca mueras.

Antes nos retorcíamos como ostion con limón cada vez que te ponían a vender boletos y tener la «dicha» de pararte en el escenario del Rock Stock, del Babel, de la Diabla y todos esos lugares que no nos hagamos tontos, ese secreto a voces funcionaba de esa manera y era un paso clave para que las bandas siguieran sonando o mejor dicho, era lo acostumbrado para que siguieras subsistiendo; antes estaba toda la payola de la super corrupta Orbita 105.7 que siempre tenia incautos para pagar su juego, medios de comunicación satanizando y bloqueando, ya no digamos el rock, si no la música de calidad, las mentes con verdaderas cosas que decir, opiniones bastas en elementos para discernir, alternativas arrojadas y sin rodilleras; antes la política y la policía, antes solo algunas voces, antes, antes, antes. ¿Pero? ¿que tanto es antes? yo pienso que solo un par de décadas fueron suficientes para que el tentáculo del monopolio estrangulara a una nueva generación y lo que es peor, los coloco en lugares estratégicos para que las ordenes del viejo cacique fueran las únicas aptas en un mundo que vuelve a dar la vuelta.

El trabajo de un medio resguardado en la red se vuelve tan inútil ante los ojos generacionales que solo entienden de likes y follows, la perseverancia por seguir existiendo cada vez con mas y en muchos casos con mejor calidad se vuelve insignificante ante el deslumbramiento de la parafernalia del showbusiness, obviamente respaldada por managers secuestradores de escenas, «artistas» de la pose, héroes del pasado evitando la jubilación honrosa, tecnología hueca que no entiende sentimientos solo procesos, compadrazgos para determinar quien si y quien no (como la cadena del bull jajaja)  y una infinidad de adjetivos que podemos seguir sumando.

Nuestro presente todavía esta ligado y sustentado en viejas practicas de arquetipos que no ocasionan un nuevo plano laboral, una correcta forma de moverse en el circuito y que de a poco, va ocasionando un piloto automático de sumisión aceptada, no es difícil entender que el avance debería determinarse por méritos y no por la inclusión de lealtades al patrón, mismo que solo busca enriquecimiento bajo la bandera de «soy tu única opción», tendremos que pensar que si la libertad de ideas y conceptos tienen que pisar terrenos fangosos, la resistencia ante esos que secuestran las expectativas e ilusiones de nuevas cabezas, no mutilen el andar de aquellos que puedan generar un cambio de verdad.


Chaco

«Soy lo que soy y no me parezco a naiden…»

Personaje callejero, idealista y neurótico virtual; periodista incomprendido, músico desconocido y enemigo del monopolio; ya, ya, ya, no te cansas de ser tan genial, brutalmente honesto.

Comentarios (0)

Escribir Comentario

Deja un comentario