Tags: periodismo

Archivo de etiquetas

El sonido del silencio

Mundo 21 Sep 17 0

El silencio como un referente musical obligado, es una pausa, una abstención, una ausencia de ruido; esto se ha convertido en uno de los elementos mas importantes como antesala para esperar las albricias ó momentos para retumbar palmas de alegría, ese silencio es agotador, interminable, quizás incomodo, pero da esperanza cada vez que se levantan los puños para convocarlo. La sociedad se ha vuelto familia para ayudar y sostenernos mutuamente ante la furia de la naturaleza, que con su paso, ha dejado ya una nueva herida en la (esperemos) memoria colectiva.

Declarada zona de desastre por algunos medios que refieren a la gaceta oficial como fuente, no seria disparatado aseverar esas declaraciones, lo que paso y sigue ocurriendo en las calles de la CDMX son un retrato fiel de que aun no estamos tan preparados para enfrentar grandes magnitudes del desastre, me aventuro a compartir este punto de vista donde seguramente el angulo politico-social sera tema de conversación espinoso pero para otro momento; ahora es tiempo de alentar y de no dejar de apoyar, seguir resistiendo pues lo mas pesado apenas viene, la reedificación de una ciudad y mantenimiento de la misma es lo que tendremos que comenzar a contemplar.

Mientras tanto y a la par, seguir ayudando en la labores de búsqueda y rescate, insistiendo en la remoción de escombros y envió de ayuda a los diferentes puntos es nuestro presente, héroes todos aquellos que ofrecen manos, héroes todos los que participan, héroes aquellos voluntarios, héroes que ofrecen y dan, héroes que inspiran, héroes, todos ellos héroes y como dicen los Foo Fighters «There goes my hero, Watch him as he goes, There goes my hero, He’s ordinary»

Cuando el recuerdo no quiere ser olvidado…

Mundo 20 Sep 17 0

Yo tenia 4 años cuando ocurría el terrible y doloroso terremoto de 1985, fecha fatídica en la memoria de mi madre que aun guarda su accionar ante tal desgracia; la realidad es que no recuerdo nada de ese tiempo. 32 años después, un martes 19 de septiembre de 2017 a la 1:45 de la tarde, quedara como un duro recordatorio la fragilidad de la que todavía somos victimas, un terremoto de 7.1 grados penetro en la memoria colectiva para hacer evidente su presencia una vez mas en un país que aun merma cada año el estado anímico de tiempos pasados, y que ahora no solo comparte con las nuevas generaciones el dolor y pánico, también comulgan el milagro del corazón humano y su fuerza ante la desgracia.

Todo pasaba como una semana cualquiera cuando ya ineficiente era el sonido de la «alarma sísmica», aun cuando un mega simulacro seria la antesala del verdadero temblor, si bien ya sentía lo trepidatorio del movimiento, no seria suficiente para derrumbar mi lugar de trabajo, sin embargo continuó con movimientos oscilatorios, los cuales al sentirse con mayor magnitud comenzaban a cambiar los semblantes en los rostros de los compañeros y vecinos que fueron vaciando los inmuebles, el miedo poco a poco se fue apoderando de las personas que rezaban y miraban a su alrededor esperando lo peor. Así comenzaba una realidad que nadie esperaba y otros tenían una regresión de tiempo recordando un día de 1985; mi andar fue desde Perisur con rumbo a el centro de la ciudad, todo esto a pie por el cierre de circulación y servicios de transporte sobre la avenida de los Insurgentes al sur de la ciudad, cámara fotográfica en mano trataba de retratar el desesperar y caos que se comenzaba a gestar, preguntaba a una oficial de seguridad publica si había reportes preliminares, ella solo se limito a responderme que no tenia información, solo que al parecer el movimiento telurico seria de 6.8 grados (equivocada estaba), seguí el paso de contingentes que transitaban a pie rumbo al norte, aun no teníamos información detallada del siniestro por el corte de señal en los teléfonos, un empleado del corporativo de grupo Elektra se acerco para comentarme que su edificio sufrió graves daños y que fueron evacuados por ordenes oportunas de su director, gran acierto.

Mientras seguimos en camino a encontrar algún medio de transporte que pudiera acercarnos a nuestro destino, note que la gente comenzaba a dar aventones a los que caminábamos por la avenida, mientras me acercaba a Ciudad Universitaria pregunte a personal de seguridad por el estado de la máxima, los cuales con un poco de confusión, confirmaron el desalojo del alumnado de todas las facultades, arrojando datos sobre los múltiples escombros y daños en Ingeniería, Medicina, Química, etc; sin proporcionar un saldo real de las instalaciones.

Logramos llegar algunas almas a Miguel Ángel de Quevedo donde el metro recupero su servicio, lo aborde para dirigirme a Etiopía, se notaba que su funcionamiento no era al cien por ciento, sin embargo era prioritario desplazarme, llegue a mi destino solo para ser golpeado con noticias que no llegaban donde estaba, el edificio del Servicio Nacional de Empleo (SNE) se encontraba con graves daños; ese seria el primer plano de un panorama que me esperaría en mi andar, edificios fracturados, rostros desencajados, se sentía el miedo y confusión. En un recorrido por diferentes puntos, me topaba con las mismas condiciones en cuanto estructuras dañadas y ciudadanos queriendo entender los sucedido. Este relato lo hago desde mi perspectiva, donde pude ver el arrojo y brillo del ser humano por ayudar, la organización que supera en demasía a la política y demagogia, suplida por el corazón de personas que simplemente se dedican a sumar esfuerzos para tener el menor numero de bajas, asistiendo a su prójimo no importando nada, nuestra verdadera fuerza radica en su actuar para los demás, ayudar para resolver, comunión de ideas y pensares a favor de todos, eso es México, eso es la resistencia…

#FuerzaMexico

Borg McEnroe

Cine 13 Sep 17 0

"Al éxito y al fracaso, esos dos impostores, trátalos siempre con la misma indiferencia."

La pasión y la obsesión son dos palabras tan distintas en su significado pero tan iguales en alterar la mente y el corazón humano, así es como puedo comenzar describiendo la película del director danés Janus Metz; el cual retrata la rivalidad de Björn Borg (Sverrir Gudnason) y John McEnroe (Shia LaBeouf), grandes estrellas del tenis y que como en todo deporte surgiera la determinación por ganar a tu oponente.

Film que atrapa desde su inicio con una historia que va marcando paso a paso el andar entorno a una final de Wimbledon entre estos contrincantes deportivos, tan diferentes pero a la vez tan iguales, en esencia cuenta una historia que siempre sera bueno recordarles a nuevas generaciones que ven en el tenis a nuevas figuras sin echar un vistazo a la vieja escuela; podremos observar un gran detalle en la producción, audio y su fotografía, transportando al espectador a un lugar en el «All England Club» ó sentir el sudor y voleas de la raqueta, todo esto sumado a las buenas actuaciones de su elenco.

Sin duda consumirán una película digna para recomendar la legendaria batalla de Borg el «Iceberg» y McEnroe el «SuperBrat», la cual abrió la 42 edición del Festival Internacional de Cine de Toronto y el estreno para México sera el próximo viernes 22 de septiembre; amantes de las grandes historias del deporte y publico que se mueva por emociones, seguramente disfrutaran tanto como un servidor este film.

Corte y queda.

¿Eso era lo que queriamos?

Música 14 Ago 17 0

Los cambios son algo inevitable, un constante andar de tiempo que nunca para y al parecer golpea con fuerza a cada generación que vislumbra el mundo con ojos que lo conciben de manera viviencial, creando psiques muy alternativas y quizás distorsiones que dan confort para cada individuo, aunque busquen algo similar pero como teléfono descompuesto altera el fin de ese destino.

Explicar lo que músicos, bandas, sellos disqueros, managers, promotoras y demás elementos han creado, como una industria actual (que a manera personal la considero antagónica) seria entrar en temas de discusión extensa. No excuso a los medios como participes en una demolición de ideas tergiversadas que no generan la capacidad para que esa «industria» sea creciente y beneplácito para todos; sin embargo el luchar por espacios e identidad, nos ha llevado a la sobre exposición, creando puertas que ya han sido emparejadas por la vieja escuela para el paso libre de cualquier manifestación musical, convirtiendo en cenicientas mediáticas el esfuerzo de los que buscaban un objetivo (cualquiera que ese fuera) «artistas merecedores de atención» que olvidan el por y para que se realizo tanto trabajo.

Como una falla en el sistema instaurado, vemos desfilar producto de consumo para la ingesta de una población apacible, no obstante, muy inteligente y arrojada, deberíamos de aplaudir que las cosas han tenido un cambio, pero, ¿ese era el fin?, ¿ese era el camino? ó ¿ese era lo que buscábamos?, preguntas saltan de manera natural para tildar los acontecimientos que han dado píe a una camada que pareciera desconocer su estirpe.

Es una lastima que las provocaciones discursivas generadas por la música en tiempos de redes sociales, se limiten a solo ofrecernos planos de estrellas y fantasías amorosas estériles, alimentando la apatía que contradictoriamente quiere cambiar al mundo con frases y retorica lánguida; inefable su momento pero carente de razones para seguir construyendo una estructura que tarde o temprano colapsara. Algunos músicos le han dado la espalda a esa bandera que tan fervientemente defienden como «símbolo» de su independencia, creando brechas marcadas, donde los caminos construidos son factibles para lograr el objetivo, esto no quiere decir que diferentes vías no lleven a buen puerto, solo reitero que estamos en ese mismo barco, navegando en un mar sorteando tormentas para ambos. Me topo con agrupaciones que no tienen respeto por el trabajo que de a poco vamos construyendo en este tan desgastado mote «independiente», rechazando ofertas que consideramos un paso mas en su andar, que suma escalafones para su ascenso, entonces ¿como ofrecer respeto para lo que hacen? nos guste ó no nos guste, recordar que como medio alternativo también tenemos aciertos y errores, también invertimos recursos, también corremos riesgos y sobre todo mantenemos al margen nuestra mucha ó nula influencia para el auditorio que alcancemos, nuestra humilde forma de ofrecer la música, sin prostituirla.

Ya vendrán razones suficiente para coincidir ó para dejar de hacerlo, concentremos las acciones para que la música siga sonando, aunque nadie nos dijo que nos dedicáramos a los que nos dedicamos, pero aquí seguimos, tu en tu circuito tambaleante y nosotros en una trinchera casi olvidada.

¿Recuerdas el viento? el espejo incomodo de las relaciones de pareja

Cobertura, Las Reseñas, Teatro 31 Mar 17 0

«Los gritos se volvieron silencio, el silencio se volvió rutina, la rutina se volvió aburrimiento, y el aburrimiento se volvió insoportable»

Los temas de relacion de pareja y su convivencia, son cada vez mas remarcados en un un lapso con principio y vigencia, la era de la tecnología donde algunos no acabamos por situarnos o que cómodamente nos adaptamos al nuevo esquema de lo que llamaríamos emociones auto destructivas; quizás les suene a fundamentos muy existencialistas en el andar de la soledad individual. ¿Pero quien sabe la verdad? ¿Quien tan consciente de visiones futuristas? ¿Donde se firma la garantía de un amor solido y suficiente que nos desapega del yo en soledad? estas preguntas no solo están en el aire todo el tiempo, si no que nos muestran una idea torcida y errada de querer saber el pensar de otro individuo al punto de agonía, que su único pecado es compartir su buena o mala percepción del amor.

La puesta en escena ¿Recuerdas el viento? retrata con episodios muy puntuales, la vida de una pareja que se convierte en este mezquino monstruo de la codependencia y rituales que hacemos para sentirnos con un poco de aire, aun cuando las manos del otro amado, son las que asfixian. Si pasas ó estas pasando por este torbellino emocional y mental, encontraras un fiel retrato de que las cosas no siempre son como tu quieres y aunque quieres, no siempre deberían de ser. Con una actuación digerible de los actores Diana Bastida y Juan Carlos Garcia encontramos momentos incómodos que crujen en las vísceras y te transportan a esos tristes momentos, conectar con el espectador a un nivel tan intimo solo es posible con buenos argumentos, los cuales encontramos en esta obra.

En caminos donde soltar y dejar ir es un buen confort, las dudas y preguntas serán el martillar diario hasta encontrar sanación; lapsos pasionales, escenas de cuerpos rotos en su interior y golpes certeros para desenmarañarnos y encontrarnos de nuevo, es lo que ofrece la obra en su ultima temporada y que a manera personal no es recomendable perdérsela, ya que mas allá de presentarte un oscuro lugar, que no deseo que pisen; encuentras una forma alternativa de hacer teatro, este formato independiente con espacios reducidos le llena a chorros el ojo al asistente y donde actualmente en un mundo de apariencias y malas decisiones, regresar a lo básico, creo, es la nueva respuesta.

Para el existencialismo el Otro es el único que puede darnos nuestra identidad verdadera. Luego es por un egoísmo generoso que aspiramos al Amor. Pero como el Otro es a su vez un, yo que lucha también por afirmarse, el amor se transforma en necesidad recíproca. Dependencia que se satisface como una apetencia egoísta y cruel. Esta sumisión atormentada de uno mismo hacia Otro es una trascendencia esclava. En el capítulo Fenomenología del Eros, Levinas nos describe el combate de egoísmo recíproco de los amantes para unirse, analizando con profunda sutileza la ternura, la compasión, la caricia, la pasión carnal. Y llega a la conclusión de que el Amor es la Trascendencia misma en la que se realizan los Deseos mutuos, sin poder vencer los egoísmos particulares de los amantes. «Amar es también amarse en el Amor.»

Fragmento tomado de elpais.com que apareciera en la edición impresa del Miércoles, 9 de noviembre de 1977.

México surrealista

Cultura, Resistencia en las calles 31 Mar 17 0

México se debate entre el caos y el folclor, entre lo onírico y lo espeluznante, entre amas de casa, brujos e incluso en sirenas del amor, las ferias y sus toldos chillantes o el campesino orillado a lo urbano o al inocente sonriente que inhala pasivamente su dosis diaria de smog. Hablo del México que dedica su vida al culto por la santa muerte y a distraerse 3 horas en tv abierta, ése que llega cansado del bullicio metropolitano y por supuesto al inesperado contraste de ésos aromas fermentados por las coladeras en cada esquina, pues es que ¡sí! pareciera que esperan tranquilamente a que pases y así romper la armonía que tenías cuando pensabas que terminando de jugar a vivir te comprarías aquel vestido de flores naranjas en el mercado de la Miguel Hidalgo y que a pesar de que «solo» cuesta $76.00 preferirías comprar una veladora de los 7 machos para atraer el dinero o quizás para el amor.

Y así es gran parte de México, siempre vivo y jamás ordenado.

 

 

Fotogaleria Punk «Sus rastros en el arte contemporáneo»

Cultura 20 Feb 17 0

Fotogaleria «Duffy/Bowie : Five Sessions en el Museo de la Ciudad de Mexico»

Cobertura 23 Ene 17 0

Lo que Trainspotting nos muestra en teatro ¿es?

Cultura, Teatro 11 Nov 16 0

Con el gran acontecimiento por la segunda entrega del film de culto «Trainspotting» para la pantalla grande; el teatro Rodolfo Usigli presenta como una antesala de la secuela, la obra que Irvine Welsh creara de manera extraordinaria y que fuera interpretada por la cámara de Danny Boyle. Para los que ya tenemos un par de décadas encima, nos marcara como un referente de nuestra generación y diera elementos que contagiaran a nuevos adeptos en una era totalmente diferente.

Gabriel Retes es el capitán piloto aviador, que a manera personal me atraparía desde la película «El Bulto», uno de los responsable de mi ya gran afición por el cine y que ahora al tener la oportunidad de ver su paso por el teatro, no desencanta al mostrar una adaptación, que en este cambio generacional de comunicación con impacto en redes y alejada de la realidad física, nos demuestra que el teatro encuentra la comunión de estos mundos paralelos.

Si bien podemos encontrar un manejo escénico capaz de sumergir al espectador en una linea totalmente digerida en salas de cine, el tecnicolor no carece mientras la representación es a la manera de la «vieja escuela» por el elenco que integra; rompiendo incluso con la cuarta pared para profundizar y hacer participe a los consumidores del teatro de conciencia y lenguaje coloquial.

El lugar es mas que adecuado para la obra, los diálogos interesantes y que cumple con las expectativas que muchos podríamos llevar en los bolsillos mentales; quizás tendríamos que dejar en casa algunos episodios comparativos que están arraigados por el film y atender al trabajo actoral que demuestran en efecto, ensayos y sentimiento por el arte teatral.

Labor titanica es, seguramente, llevar al publico puestas que representen mas que solo una historia brutalmente masticada, escenas que sorprendan, interpretaciones que enciendan incomodidades, una opción, sin duda a escoger en el infinito abanico de posibilidades.

Elige la vida, elige un empleo, elige una carrera, elige una familia… elije ir al teatro.

1

Fotogaleria Marcha #RenunciaYa

Política 17 Sep 16 0